Oración del día miércoles 10

Señor y Dios nuestro, estamos esperanzados en ti. Algo que nunca deja nuestros corazones es la promesa de que tú serás nuestro Dios en Jesucristo. Esto continúa firme y deseamos perseverar así con seguridad y confianza. Tu Palabra permanece infalible y todas tus obras nos guían hacia el gran y maravilloso momento cuando tú seas glorificado, cuando por fin nuestros corazones sean libres al reconocerte. Nosotros poder ser librados de nuestras propias acciones, libres de todos nuestros miedos e indecisiones, libres de todo sufrimiento y angustia, porque sabemos que tú, oh Dios, eres nuestro Padre. Amén.

Christoph Friedrich Blumhardt