Oración del día viernes 28

Querido Padre que estás en el cielo, ¿Cómo agradecerte por todo lo que a nosotros tus hijos tú nos das, por la gran sabiduría y poder que tienes disponible para nosotros si somos como niños? Queremos ser alegres en tu presencia. No queremos llorar ni quejarnos, aunque a menudo las lágrimas amenazan su llegada. Simplemente queremos pedirte que a nosotros tus hijos tú nos protejas. Protege a todos tus hijos en la tierra. Que el dolor que los agobia se aleje de ellos, para el bien del mundo entero. Incluso cuando tenemos que seguir un camino difícil, concede que todo el sufrimiento que soportamos sea parte de la lucha que trae el reino de los cielos, trayendo tu propósito a la tierra y a la gente tu gran misericordia, y a todo el mundo el perdón maravilloso que permite a los humanos volver a nacer, hasta que todos al final seamos llamados hijos tuyos. Susténtanos, ayúdanos y bendícenos. Que el Señor viva siempre entre nosotros, reviviéndonos y fortaleciéndonos en cuerpo y alma. Amén.

Christoph Friedrich Blumhardt