Oración lunes 10

Christoph Friedrich Blumhardt Querido Padre que estás en el cielo, te damos gracias por abrir un camino en nuestro corazón y por traernos la paz de Jesucristo. Ayúdanos a mantener abierto este camino; concédenos la paz en este mundo rasgado por tempestades. Concédenos la paz cuando muchas dificultades e incertidumbres intentan ocupar nuestro corazón. Nosotros …

Oración diaria sábado 8

Christoph Friedrich Blumhardt Gracias, Dios y Padre bueno, por llenar nuestro corazón de confianza que nos da buena esperanza, también por aquellos quienes todavía no han encontrado esta confianza. Gracias por darnos el coraje para enfrentar todas las preguntas que nos vienen en la vida human y por aceptarnos una y otra vez cuando venimos …

Oración diaria viernes 7

Christoph Friedrich Blumhardt Querido Dios y Padre nuestro, si nosotros solamente a ti te tenemos, no deseamos nada más ni en el cielo ni en la tierra. El cuerpo y alma pueden fallar pero tú, Oh Señor, eres la fuerza y el consuelo de nuestro corazón, y tú eres nuestro para siempre. Que vivamos en …

Oración diaria jueves 6

Christoph Friedrich Blumhardt Señor, Dios nuestro, concédenos ser niños tuyos quienes reciben de ti el Espíritu y todo lo que necesitamos. Tú nos fortaleces no solamente de manera física, sino también de manera espiritual, en nuestro corazón, habilitándonos para enfrentar las incertidumbre de la vida terrenal y todo lo que todavía necesita cambiar en la …

Oración diaria miércoles 5

Christoph Friedrich Blumhardt Querido Padre celestial, permite que nuestros pensamientos estén llenos de todo lo que es honorable, justo, puro, benévolo, bueno y digno de alabanza. Queremos esperar por tu Espíritu, sin dar lugar a la ansiedad, y mostrándonos dignos de ser niños tuyos. Nosotros queremos ser tus niños para poder levantarnos, incluso en las …

Promesas Biblicas Juan 16:33

Juan 16:33   Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.        

Filipenses 4:4

Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!