Dios promete que todo sucederá tal como Él lo ha dicho

“Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho” (Hechos 27:25)

En este pasaje, el apóstol Pablo se encuentra en medio de una tormenta mortal. Los marineros y los prisioneros que viajan con él ya se creen muertos: están hambrientos, desesperados y listos para rendirse a la muerte. Pero Pablo les dijo: “Confío en Dios. Todo sucederá como él me dijo”

 

Dios le habla a Pablo y le dice que pronto estará en Roma para predicar el evangelio. Entonces Pablo se las arregla para encontrarse en un barco a Roma, pero durante el trayecto las cosas empeoran y se desata una tormenta violenta.

Pero como Dios ya le había hablado a Pablo, éste se fortaleció en su fe y, a pesar de la situación casi desesperada, pudo mantenerse positivo. Finalmente, la historia indica que todos llegaron sanos y salvos a Roma.

 

A veces Dios nos habla con mucho tiempo de anticipación, porque sabe que un evento desastroso nos hará creer que todo está perdido. En estos momentos, como Pablo, debemos recordar lo que Dios nos ha prometido en su Santa Palabra: porque lo que Él ha dicho sucederá.