Sonríe Jesús Te ama

😊Buenos días!✝️💖Sermón del domingo💖

 

 

Tiempo De Gozo

Las profecías por mucho tiempo estuvieron avisando los planes que Dios tenía para la humanidad, Al leer Génesis 3:15 nos damos cuenta cómo es que Dios estaba avisando de la redención de la humanidad Génesis 3:15 “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”

por mucho de igual manera la venida de Cristo y lo que pasaría con el enviado de Dios.

En Isaías 53:3-7 nos describe lo que acontecería aproximadamente 700 años después.

Nos describe a alguien que sería despreciado y rechazado por la humanidad y que tristemente a más de 2000 años de su muerte gran parte de la humanidad actualmente con sus actitudes lo sigue rechazando, despreciando así el sacrificio que hizo para todo aquel que en él creyera. (Juan 3:16)

Finalmente el tiempo llegó y se vivieron días muy amargos para aquellos que le amaban, Cristo estuvo aquí, murió y resucitó y ese es el tema de Gozo del día de hoy, que no deberíamos de gozarnos solamente al recordarle en esta fecha y además cada año, debería ser punto a recordar cada día de nuestras vidas.

UNO MÁS LOS BAUTIZOS DE HOY 5 PERSONAS

Este es el motivo de la pascua y por la cual obtenemos salvación, si, por la muerte y resurrección de Jesús.

Vamos a la escritura y vemos que en Juan 20:1-8 nos relata el primer día de la semana después de la muerte de Jesús, María Magdalena va a la tumba y la encuentra abierta, Jesús no está:

“(v.1) El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.

(v.2) Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.

(v.3) Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro.

(v.4) Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro.

(v.5) Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.

(v.6) Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí,

(v.7) y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.

(v.8) Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.”

¿QUE PASÓ?

Mateo 28:1-2 “Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.”

Por supuesto que la piedra no fue removida para que Jesús pudiera salir, sabemos que Él no necesitaba de eso, esto fue para que los hombres se dieran cuenta que él no estaba allí y la profecía se había cumplido.

Regresemos a Juan 20:9 “Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.”

Esta es la base del todo cristiano, ERA NECESARIO QUE RESUCITARA de entre los muertos.

Lo que nos enseña la veracidad de Dios, que lo que dice lo cumple, y por lo consiguiente las promesas para la humanidad se han de cumplir, unas para vida, otras para condenación.

Y seguimos, Juan 20:10 “Y volvieron los discípulos a los suyos”.

Esto me habla de que regresaron a su vida cotidiana sin más impacto del que ¡¡¡efectivamente no está!!! “¡¡¡¡¡parece que verdaderamente era el hijo de Dios!!!!!!!!”

¿Recuerda la historia de los hombre que van camino a Emaús?, comentaban el evento que había pasado y que meramente les había impactado en su momento. La crucifixión de Jesús (Lucas 24)

No entendían todavía

Juan 20:11-12 “Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.”

Veamos la descripción de Mateo 28:3 “Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve”… maravillosa descripción.

Regresemos

Juan 20:13-15 “Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.”

Qué aflicción de esta mujer al querer saber en dónde está su Señor, sin embargo cuando se da cuenta de con quién está hablando, sale inmediatamente, es obediente al mandato que Jesús le ha dado.

Yo veo aquí a la primera evangelista a partir de la resurrección de Jesús, ella salió y habló a los hombres que Jesús había resucitado.

Cuántas veces no le hemos tenido que re-evangelizar a la gente, aquellos que por alguna razón se han decepcionado, que se han enfriado y es necesario que se les vuelva a hablar del evangelio de sus riquezas y promesas de vida eterna a través del sacrificio de Jesús.

Seguimos leyendo de las ocasiones en que se les presenta a sus discípulos

1era) En el primer día que sale de la tumba,

2da) 8 días después con palabras muy interesantes Juan 20:29 “Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (énfasis).

Ellos lo vieron, caminaron y hasta comieron con Él y muchos de ellos participaron para entregarlo.

Y por último antes de marcharse les manda a verlo a un lugar específico dejándoles una orden completamente clara y que además también es para nosotros

Mateo 28:16-20

“(v.16) Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.

(v.17) Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban.

(v.18) Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

(v.19) Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

(v.20) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

Amén.

Damos énfasis “y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Amén. SIEMPRE.

Ese es el grandioso regalo de la muerte y resurrección de Cristo, un regalo que es para usted y para mi también, y por supuesto para todo aquel que en el crea. (Juan 3:16).

 

Cortesía Iglesia Latinoamericana 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.